Month: agosto 2014

Construyendo Mesas de Cultivo con palets

La mayor parte de la población vive en ambientes urbanos sin contacto con el medio natural y rural, esto hace que cada día más personas sientan la necesidad de introducir en sus vidas un espacio de disfrute a través de los huertos.

El cultivo de un huerto ecológico nos proporciona alimentos sanos, nutritivos y sabrosos que nos hacen pensar en el origen de los alimentos, convirtiéndonos en consumidores/as más responsables y exigentes en cuestiones como la seguridad y la soberanía alimentaria.

Nos permite conocer el ciclo de vida de los vegetales y las relaciones entre distintos seres vivos, potenciando nuestra capacidad de observación.

Hay diferentes tipos de huertos ecológicos. Y como ya sabéis, en La Salvia va a ver una representación a pequeña escala de varios tipos.

Estos días hemos estado construyendo mesas de cultivo con paléts reciclados. Será uno de los talleres en los que podréis participar en el último trimestre del año.

Con las MESAS DE CULTIVO podemos realizar las tareas del huerto cómodamente sin esfuerzos. Es como tener un pedacito de huerto a tu altura .

mesa-cultivo-madera mesa-de-cultivo-2

 

Altura: Entre 80 y 85cm. son las más recomendadas para adolescentes y personas adultas. Una altura intermedia de 65-45cm. son apropiados para disfrutar del huerto con los más pequeños .

Materiales: Madera o metal.

Profundidad: 20cm.

Características de cultivo:
El recipiente debe tiene uno o varios agujeros de drenaje, por los que saldrá el excedente de agua de riego.

La cantidad de riego necesario es superior al utilizado en cultivo tradicional en el suelo, ya que al tratarse de un recipiente más pequeño, se produce una rápida evaporación de la humedad en el sustrato.

Las plantas pueden sufrir una falta de espacio para sus raíces por lo que es importante utilizar un sustrato esponjoso y muy abonado, que permita una correcta transpiración de las raíces y aporte todos los nutrientes necesarios para las plantas. Ideal la combinación de fibra de coco y humus de lombriz.

Construcción de mesas de cultivo con palets reciclados:

Necesitamos palets, herramientas para desmontar y montar: destornilladores, martillos, lijadora, sierra; pintura aislante para la parte interior, tintes naturales y barniz (aceite de lizana, teca, etc) para la parte exterior y maya antienraizante para evitar que se pierda el sustrato.

20140805_101748

20140805_085930

20140805_131149

IMAG0843

20140812_115555

IMAG0886

IMAG0881

Así han quedado nuestras dos mesas de cultivo. Sigue nuestro blog para ver los siguientes pasos.

IMAG0885

 

IMAG0882

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Construyendo una espiral de aromáticas

Este mes de agosto hemos comenzado las labores de acondicionamiento del jardín de plantas aromáticas y medicinales. Entre otras acciones, vamos a diseñar una espiral de aromáticas. Os vamos a contar cómo se hace, por si os animáis en vuestro terreno, patio o terraza.

Los huertos o jardines de plantas aromáticas y medicinales se fueron desarrollando a través de la historia de la humanidad, desde los que se asociaban a los templos para proporcionales las plantas sagradas de los rituales religiosos o las que le permitían embalsamar los cuerpos de los faraones egipcios hasta los más modernos que sirvieron de base material para el estudio de la botánica y la medicina en las universidades europeas y que más tarde se convirtieron en jardines botánicos.

espiral 3

La espiral de plantas aromáticas es un recurso muy utilizado en permacultura para disponer de gran variedad de hierbas medicinales y culinarias que necesitan distintos niveles de sol y agua. La mayor ventaja de la espiral es que puedes conseguir esta variedad en un espacio muy reducido y con pocos recursos.

diagrama1

diagrama2

 

 

 

 

 

La espiral se forma en un parterre en forma circular de 1,60 metros de diámetro y llega a conseguir una altura máxima de entre uno y medio metro.

Se empieza delimitando el círculo exterior con piedras y se va añadiendo tierra concéntricamente a la vez que vamos subiendo la altura de la espiral. Entre las paredes se cultivan las plantas y es fácil acceder a todas las plantas sin tener que pisar la tierra.

Nosotras hemos diseñado una espiral con forma de cara humana… Primero hemos seleccionado el lugar a realizar la espiral, dentro de nuestro jardín de aromáticas y medicinales.

IMAG0854

IMAG0827

 

Hemos buscado piedras de diferentes tamaños: grandes para delimitar el círculo exterior y más pequeñas para hacer las paredes interiores.

 

Hemos reciclado tierra de unos lomos de huerta en desuso y hummus ya procesado por las lombrices que tenemos en La salvia.

 

IMAG0830

IMAG0856

 

Se pone la tierra para hacer las alturas y el hummus lo echamos en último lugar para mejorar la materia orgánica de nuestro suelo.

IMAG0835

IMAG0855

 

Cuando ya está diseñado la altura y diámetro de la espiral, comenzamos a colocar las piedras, que serán las paredes y junto a las que plantaremos las aromáticas.

IMAG0873

IMAG0878

Así es cómo ha quedado nuestro diseño, la semana próxima haremos la plantación de semillas y plantones y os mostraremos el resultado final.

¿Parece una cara humana de verdad?

 

IMAG0889

 

La huerta de verano de La Salvia

Así de frondosa hemos tenido la huerta estos meses de verano. En cuanto las plantas han crecido con la humedad del riego y la energía del sol, la biodiversidad ha aparecido.

HUERTO CONVENCIONAL

Por ejemplo, ha venido a vivir a La Salvia, esta preciosa y enorme araña, que creemos identificar como una Argiope Trifasciata.

20140812_093737

En Europa solamente se la encuentra en la península ibérica, Madeira y las Islas Canarias, y es fácilmente confundible con la araña tigre (Argiope bruennichi) por su gran similitud, pero nuestra araña no tiene las franjas amarillas y negras tan intensas como la araña tigre.

Su tela es grande, hasta 6 dm de diámetro; y su hilo uno de los más resistentes. Con una sola inseminación es capaz de poner varias puestas del que salen un gran número de arañas.

20140818_124707En esta foto, vemos uno de los procesos más interesantes de simbiosis de la naturaleza… ¡A ver si lo explicamos de manera sencilla! Cuando sembramos los plantones en la huerta, como la tierra había estado muchos años baldía, hicimos varias mejoras para estimular el crecimiento de las plantas. Una de estas intervenciones fue aportar micorrizas a la tierra.

La palabra micorriza, de origen griego, define la simbiosis entre un hongo (mycos) y las raíces (rhizos) de una planta. Como en otras relaciones simbióticas, ambos participantes obtienen beneficios. En este caso la planta recibe del hongo principalmente nutrientes minerales y agua, y el hongo obtiene de la planta hidratos de carbono y vitaminas que él por sí mismo es incapaz de sintetizar.

En la foto anterior vemos como el hongo que aportamos a la tierra, ha formado una especie de manto que rodean la raíz de una remolacha.

La huerta de verano nos ha servido para ir estimulando y mejorando la tierra para la siembra del otoño, para ir creando biodiversidad y también para recompensar con sus frutos a los y las voluntarias que han venido estos días a colaborar con La Salvia.
IMAG0824

Os dejamos unas fotillos para que veáis la dimensiones de las verduras. Todavía pasarán varias semanas dándolos sus frutos.

IMAG0870

Calabacines y tomates castellanos.
IMAG0825

IMAG0867 Pimientos italianos y lechugas maravilla de verano (las únicas que no se suben con las altas temperaturas del verano).

IMAG0868

IMAG0869

 

Cebollas frescas, pepinos y remolacha … 

 

IMG-20140801-WA0007

 

 

Estamos muy contentas del resultado de nuestras mejoras a la tierra… La naturaleza, como muchas cosas en la vida, necesita de tiempo, paciencia y constancia.

IMAG0890 IMAG0871    IMAG0892

Las cestas que se han llevado los voluntarios/as que han venido a trabajar en la huerta.

Estos últimos días le hemos dado una buena limpieza a la huerta de plantas adventicias o no cultivadas (mucha gente les llama “malas hierbas”, pero para nosotras todas las plantas tienen cosas buenas..)

Así ha quedado: 20140818_124645

A la izquierda de la imagen, podéis ver los montones de plantas adventicias retiradas, que vamos a aportar a la compostera de la lombrices. Se descompondrán y se convertirán en tierra y de nuevo volverán a la huerta en forma de hummus de alta calidad.

Pequeño habitat de vegetación acuática

Uno de los miniproyectos en el global de los trabajos era la rehabilitación de un pequeño estanque que se encontraba escondido bajo un arbusto gigante. Ya os contamos en otra “entrada de este blog” que estaba lleno de piedras y caracoles y presentaba pliegues con roturas.

IMAG0811

Los trabajos de rehabilitación del estanque han dado sus frutos, y en esta semana hemos podido ponerlo en funcionamiento.

Para la recreación de la vegetación hemos utilizado plantas flotantes como la lenteja de agua y el jacinto de agua, vegetación de ribera como el equiseto, junto con plantas oxigenadoras y depuradoras del agua.

Y hemos introducido nenúfares aunque estos necesitan de aguas más profundas, esperemos que se sientan a gusto en el estanquito de la Salvia.

IMAG0862

A la izquierda podéis ver el equisetum japonicum, planta de ribera que puede alcanzar los 100 cms de altura.

Y debajo podéis ver los jacintos de agua o camalote es una planta acuática originaria de América del sur cuya peculiar forma la ha hecho muy popular en los estanques. Aunque actualmente está considerada una de las cien plantas más invasoras

IMAG0863

El jacinto de agua tiene unas raíces negras muy largas y apenas tiene tallo. Esta planta acuática forma una especie de rizoma del que salen unas bombitas de aire, que favorecen su flotación, que forman un rosetón que se infla. Durante el verano sacan unas espigas de color morado que recuerdan a los jacintos, y de ahí su nombre.

A los poquitos días ya nos hemos encontrado una amiga que ha venido a instalarse en el estanque:  un anfibio que aún no sabemos si es una rana o un sapo.

En realidad, introducimos un renacuajo hace semana y media y hoy ranaya tenemos a Ramona instalada con nosotras en La Salvia.

¡Larga vida para Ramona! Y ya de paso os contamos que las ranas pueden vivir hasta 10 años, más de lo que en principio se pudiera pensar por su pequeño tamaño y su aparente fragilidad.